Mis Reyes Magos

Hoy es día de los Reyes Magos. Cabe mencionar que crecí en una familia católica, pero no me considero religiosa. Dejé de creer en aquellos generosos personajes al rededor de los 6 años, y en un Dios no mucho tiempo después. Ahora, si nos echamos un clavado en la literatura (sin querer arruinar la ilusión de los pequeños), nos daremos cuenta que ni reyes, ni magos.  Según las sagradas escrituras, tan solo eran considerados sabios por el hecho de saber practicar la astronomía, pero en una tradición incorrecta de la palabra en latín magi (plural de magus), se les denominó magos. Tampoco se afirma en ningún documento que fueran reyes, sin embargo se decidió basado en la iconografía de ese tiempo en la que se les representaba con ropajes lujosos, joyas y riquezas que sólo los monarcas podrían poseer. Pero en si, hasta hoy nadie ha visto sus títulos, ni se conoce la geografía de sus reinados.

 

Pero bueno, si ya los coronamos y les dimos súper poderes, veamos de qué se trata ser rey y mago:

 

Una monarquía es una forma antigua de jefatura vitalicia y hereditaria. Según Julián Pérez Porto y Ana Gardey (2009), en diversas culturas de la antigüedad, se creía en el rey como si se tratara de un Dios.  En aquella época era justificable porque eran politeístas, sin embargo con la imposición del Cristianismo en las sociedades, debieron buscarse nuevas razones para creer en el poder absoluto del monarca.

 

Entonces se consideró que la mejor forma de comprender dicho poder era considerando que le venía dado por designio divino. Es importante tener en cuenta que su soberanía era tan grande, que todo lo que decretaran era tomado en cuenta como si se tratara de una profecía y jamás se ponían en tela de juicio sus decisiones.

 

A partir de la revolución Inglesa (s.XVII), las monarquías fueron modificando su esencia y perdieron poder, aunque en algunos países siguen manteniéndose como figuras públicas importantes, como es el caso de los reyes de España.

 

Por otro lado, de manera simbólica y realizando una analogía por la superioridad que tiene un rey por sobre los demás, se denomina al león como el rey de la selva y a Elvis Presley como el rey del rock -por mencionar un par de ejemplos-. También se conoce como “O Rei” al futbolista brasileño conocido como Pelé. En estos casos, el reinado hace referencia a la influencia o al control que el “monarca” tiene sobre otros colegas o miembros de su especie.

 

Ahora, ya teniendo una figura de rey o reina, definamos al Mago:

 

Magia se refiere al arte con el cual se pretende producir resultados que son contrarios a las leyes naturales.

 

El concepto de magia se utiliza tanto para nombrar a la ciencia oculta con pretensión de realidad, como al espectáculo que, valiéndose de trucos, intenta engañar a su público con situaciones increíbles y fuera de la lógica. En este último caso, la gente sabe que lo que está viendo no es real (desaparecer un objeto o partir en dos a una persona), pero no logra descubrir el secreto detrás de la ilusión.

 

Los magos o hechiceros son quienes administran la magia. Desde la antigüedad, algunos dicen tener poderes sobrenaturales y otros se han presentado como vehículos de Dios.

 

En el lenguaje cotidiano, la magia está asociada al encanto de alguien o algo. Por ejemplo cuando se corona la belleza en Miss Universo. También se asigna el súper poder cuando alguien sorprende de alguna manera extraordinaria: “En cuanto entró, dejó a todos con la boca abierta con su magia”“La magia del jinete fue la clave de la victoria”.

 

Y hablando de jinetes, ¿qué jabón patrocina las joyas de la corona en el deporte?

 

En el mundo competitivo se dice que se “corona” al mejor. Y en muchas disciplinas, se glorifica de forma especial a quien gana no solo una, ni dos contiendas, sino tres, y generalmente las ediciones más complicadas o retadoras del circuito. En otras palabras, son tres reyes en uno, que a mi parecer,  solo con magia se logra semejante proeza. 

 

Entonces, la Triple Corona generalmente se refiere a los tres campeonatos más importantes de algún deporte. Las más conocidas son la hípica, la de polo, automovilismo, béisbol, ciclismo, rugby, futbol, y la Triple Crown Championship de lucha libre profesional.

 

Para mi, los ganadores de esas tercias, son los verdaderos Reyes Magos, y vienen al estilo descuento 3x1. Si yo fuera reina de mi comarca, o de menos panadera, en la rosca no habrían niños Dios, sino trofeos. Y en vez de traer tamales para la fiesta de la candelaria, quien encontrara uno en la rosca tendría que comprometerse con tres retos en el año. Qué mejor manera de motivarnos a amarrar una cuarta parte de los propósitos de año nuevo, mismos que suelen quedarse en el olvido para la segunda quincena del año.

 

Así que vayamos planeando… ¿cuál es la magia que te otorga el poder sobre tu reino? Aquello que sabes hacer bien y que notas que genera un cambio en tu entorno.

 

Tenlo presente, porque si nos encontramos partiendo una rosca y el cuchillo no fluye suave al partir tu rebanada, conocer tu súper poder te ayudará a definir tres compromisos de impacto para coronarte como Triple Rey Mago.

 

Hagamos pues que nuestra comarca esté retacada de magos soberanos, que mucha falta nos hace.

 

@kperezgil

Copyright© 2019 Central FM Todos los derechos reservados.