Maratón "Lupe-Reyes" … ¡en sus marcas!

Con la llegada de la temporada navideña en México, existe una tradición muy arraigada con la que justificamos los excesos en la comida y el alcohol durante estas fechas, y la cual fue bautizada como “Maratón Guadalupe-Reyes.” Pero contrario a un maratón tradicional en que se deben recorrer varios kilómetros para llegar a una meta lo más rápido posible, en este desafío se busca acumular el mayor número de fiestas y, como bonus extra, aún tener la energía necesaria para alargar el festejo hasta el 2 de febrero (día de la Candelaria). 

Si bien el ‘Maratón Guadalupe-Reyes’ (o Lupe-Reyes para los igualados), es uno de los pretextos para atrofiarnos las neuronas y el sistema digestivo, resulta interesante conocer el origen de dicha “tradición”. El nombre surge en la década de los 90, a partir del operativo de fin de año establecido por la policía de la Ciudad de México, en el cual se vigila la llegada de los miles de peregrinos a la Basílica de Guadalupe el 12 de diciembre, y la cual se prolonga hasta las últimas compras que se realizan en la noche de Día de Reyes el 6 de enero. 

El ‘Maratón Lupe- Reyes’ (si, yo soy de los confianzudos), tiene sus riesgos como toda competencia de resistencia, pues con este “reto” pueden haber pesadas consecuencias. Es muy común que los competidores suban unos kilos de más, o no pasen las pruebas “anti doping” si los jueces les aplican análisis en los llamados “alcoholímetros”. Índices de substancias en sangre por arriba de lo permitido, amerita descalificación y un pase directo al “penalty box” para desintoxicación por 48 horas. Y en el peor de los casos, al manejar bajo el efecto de los “suplementos” ingeridos, puede terminar con lesiones por accidente, propias y/o ajenas.

No es raro que al terminar el reto, en la culpa, venga un programa “off season” (Reyes-Lupe) para soltar el lastre acumulado en la ruta, adoptar “ahora si” un estilo de vida saludable, y uno que otro loco que se inscriba confiado a una carrera de 42k  pues ahora se considera “maratonista” por haber logrado el ‘Lupe-Reyes’.

Se que no es novedad decirles que para terminar cualquier maratón, es necesario prepararse, tener una estrategia y cada quien conocer su propio ritmo para llegar a la meta sin lesiones. Vendrá el famoso “muro”, en donde un amanecer les pedirá abandonar. Recuerden que hidratarse es fundamental, y hay momentos en los que bajar el paso temporalmente es conveniente para tomar un segundo aire.

Así que, estos tres días previos al arranque ¡que empiecen los juegos del hambre! y así tener listos (vacíos) los depósitos para el empaque.

Y por favor, juego limpio ante todo, pues rompiendo el reglamento, ponemos en riesgo nuestra integridad, y la de los que nos rodean. Mesura en los “suplementos”… o más claro: Si tomas o consumes estupefacientes, no manejes.

¡Que sea un maratón limpio, gozado y exitoso para todos los participantes!

@kperezgil

Copyright© 2019 Central FM Todos los derechos reservados.